DIPAM


Velas de cera de abeja

Dipam empezó el año 1983 como un proyecto de reintegración para ex drogadictos. Fabricar velas es un trabajo que no requiere mucha responsabilidad, aporta creatividad y además, está demostrado que trabajar en un ambiente protegido ayuda a adquirir habilidades sociales y confianza en uno mismo. Por tanto, su nombre, que en el hinduismo significa "luz" o "llama", encaja de maravilla. Asimismo, son socios con la Fundación Sleipnir, que vela por un mundo en el que las personas sean libres e iguales en dignidad, ofreciendo trabajo a gente que por diversas razones ha estado fuera del mundo laboral, como discapacitados. Así, cuando llega la temporada alta en Dipam, unas diez personas totalmente distintas trabajan para clientes en catorce


Los holandeses Dipam producen tanto velas delgadas como velas gruesas, velas para cumpleaños, velas de compañía, velas de té, velas de mesa… Tanto cúbicas como esféricas, incluso producen velas de citronella para ahuyentar a los mosquitos. Además venden candelabros y cristales para depositarlas, e un kit que consta de cera e hilos para hacerlas tú mismo. Todas las velas de Dipam son fabricadas artesalmente y sólo con cera de abeja, lo que las hace mucho más duraderas y sanas para el entorno familiar que las velas comunes. Las materias primas y los materiales de embalaje, dentro de lo posible, no son nocivos para el ser humano ni el medio ambiente, y se producen de manera sostenible.